MICRONUTRIENTES

Actúan al nivel de los genes, donde se encuentra la clave de la regulación del organismo

Productos Nutrigenómicos

Nutrigen-I

Nutrigen-I


Ayuda al sistema inmune a defenderse de infecciones por bacterias, virus, hongos y parásitos.

Contribuye a disminuir los problemas en enfermedades respiratorias severas o broncopulmonares.

Ayuda a aumentar los marcadores de inmunidad.

Puede utilizarse como tratamiento preventivo para la gripe, las afecciones de invierno y el resfrío.

Es apto para niños, adultos, ancianos y deportistas.

Nutrigen-S

Nutrigen-S


Contribuye a restaurar el ritmo circadiano (ciclo luz-oscuridad).

Ayuda a regular la actividad hormonal relacionada con la fisiología del sueño (melatonina-cortisol).

En estudios de electroencefalograma muestra una reducción del 42% en los signos y síntomas de los trastornos del sueño y una disminución en las ondas beta.

Ayuda a prolongar la duración del sueño profundo y a aumentar la función reparadora del sueño.

Nutrigen-L

Nutrigen-L


Contribuye a reducir los niveles de colesterol malo (LDL) y triglicéridos.

Ayuda en el tratamiento para el hígado graso.

Contribuye a mejorar el proceso antiinflamatorio, hipolipemiante y antiaterogénico.

Ayuda a disminuir la lipidemia postprandial.

Ayuda a prevenir el aumento de peso, la aterosclerosis y la esteatosis hepática.

Nutrigen-D

Nutrigen-D


Ayuda a fortalecer los huesos.

Ayuda a restaurar la masa y la densidad ósea.

Es una forma única y eficiente que ayuda al mantenimiento y la restauración de la homeostasis ósea.

Ayuda a eliminar los dolores sintomáticos.

Nutrigen-AS

Nutrigen-AS


Ayuda a aliviar las tensiones y reducir la intensidad de los síntomas de estrés.

Contribuye a mantener el equilibrio del sistema nervioso central.

Ayuda a disminuir los síntomas centrales, como ansiedad, problemas de concentración, y memoria.

Contribuye a mejorar los signos somáticos musculares, respiratorios, gastrointestinales y urogenitales.

Nutrigen-DT

Nutrigen-DT


Ayuda a equilibrar el PH del cuerpo.

Contribuye a eliminar las toxinas del cuerpo.

Ayuda a mejorar las funciones normales de algunos órganos como el hígado, los riñones, los intestinos y la piel.

Contribuye a mejorar deficiencias leves de lípidos (CT, LDL, TG), azúcares (glucemia) y ácidos nucleicos (ácido úrico).

Ayuda a reducir los síntomas pos-anestésicos (cambios de ánimo, cefaleas, problemas digestivos, náuseas, constipación).